Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Libros de viajes’ Category

Marbot Ediciones es una nueva editorial que está trabajando con gran acierto. Consagrada al ensayo en todas las áreas humanísticas (en sus colecciones “Ensayo” y “Clásicos”), desde la filosofía, la teoría de las artes, la estética, el pensamiento político, la psicología, la sociología, la antropología, la historia y la divulgación científica. La editorial integra además una tercera colección (“Tierra de nadie”) de textos fronterizos, a caballo entre la ficción y la reflexión que merece la pena explorar.

LOGO_MARBOT

Mi Nueva York de Brendan Behan (Marbot ediciones / 186 págs.):

«Ingenioso monólogo, el libro de Brendan Behan es un soliloquio tan emotivo como humorístico sobre la ciudad de Nueva York.» Enrique Vila-Matas, Babelia

Brendan Behan deja bien clara desde el principio su parcialidad hacia el objeto de sus comentarios y divagaciones: «Nueva York es la mejor ciudad del mundo, por un lado y por el otro y por cualquier lado: de espalda, de cara  y de perfil». Y sin embargo un examen más detallado de los diversos perfiles de la ciudad de sus sueños se convierte para Behan en una ocasión para reírse a propósito de prácticamente todo lo que ha visto o le han contado de ella: ya esté hablando de los taxistas o de los banqueros, de los irlandeses, los judíos o los camareros, del precio de los abrigos o de la calidad de la cerveza, Behan tiene siempre una anécdota propia o ajena para dar forma a su personalísimo recorrido por la ciudad, o para dar color a sus frecuentes escapadas a temas de la más rigurosa universalidad. Libro de viajes, monólogo humorístico o como se le quiera llamar, el libro de Behan es una aproximación literaria y poco convencional a una de las ciudades más fascinantes del mundo.

mi_ny_cara_web

Brendan Behan (1923-1964) fue un destacado poeta, novelista y dramaturgo irlandés. Sus vinculaciones juveniles con el IRA le llevaron a la cárcel, una experiencia que recogió en su novela autobiográfica Borstal Boy (1958). Behan lanzó también una mirada crítica sobre sus propios ex-compañeros republicanos en su obra teatral en irlandés The Hostage (1957). Además del reconocimiento literario, se ganó cierta fama como personaje singular y heterodoxo, en ocasiones provocador, fama que tenía algo que ver con su afición por la bebida (él mismo se definía como «un alcohólico con problemas de escritura»), que terminaría con su vida a una edad muy temprana.

brendan-behan

Naufragios de Akira Yoshimura (Marbot Ediciones / 190 págs.):

“Un terrible y poético relato” Xènia Bussé. Diari de Tarragona

En una remota y miserable aldea japonesa, aislada del mundo por el mar y las montañas, un padre debe venderse como esclavo durante tres años para alimentar a su familia. Deja entretanto sus responsabilidades a su hijo Isaku, obligado por las circunstancias a aprender deprisa los secretos de la vida adulta. Pronto descubrirá que estos secretos van mucho más allá de las artes de la pesca, sobre todo cuando sus mayores, en un tono a la vez terrible y esperanzado, dejan escapar las palabras O-fune-sama. Detrás de ellas se esconde la fuente de todas las fortunas del pueblo. Pero no hay fortuna sin retribución.

Una de las obras maestras de la novela histórica japonesa.

naufragios

Akira Yoshimura (1927-2006), novelista y ensayista japonés autor de una extensa obra que le valió el reconocimiento continuado del público y la crítica. Sus novelas han sido traducidas a las principales lenguas internacionales; en castellano se ha publicado recientemente Libertad bajo palabra (Emecé 2002).

Akira-Yoshimura

Sobre el agua de Guy de Maupassant (Marbot ediciones / 182 págs.):

«Toda la obra de Maupassant rebosa de agua, de ríos, de estanques, de mar; toda su obra está llena de juegos y de tragedias acuáticas» Alberto Savinio

Existen pocos grandes libros consagrados a la navegación de placer. Sobre el agua (1888) relata un crucero de Maupassant por la Costa Azul del Mediterráneo, desde Cannes hasta Saint-Raphaël, a bordo de su yate, bautizado con el mismo mote, Bel-Ami, que el protagonista de su inolvidable novela. Pero además de un relato de viajes, este libro es toda una confesión: Maupassant nos habla de la vida literaria, de sus tormentos íntimos, de la sociedad, de las mujeres, de la ebriedad, de la enfermedad, de la tarea de escribir, de la soledad. Y así, el lector se ve transportado no sólo a los lugares a los que el escritor viajó, desde las elegantes calles de Cannes transitadas por príncipes caídos, hasta las solitarias playas de Agay, sino también arrastrado a sus pensamientos y cavilaciones.
«Me piden» reconoce el autor «que publique estas páginas sin continuidad, sin composición, sin arte,… que se interrumpen bruscamente, sin motivo, tan solo porque un golpe de viento ha puesto fin a mi viaje. Cedo a este deseo. Tal vez me equivoco.»

Sobre-el-agua

La vida errante de Guy de Maupassant (Marbot ediciones / 270 págs.):

«Me fui de París e incluso de Francia porque la torre Eiffel terminó fastidiándome mucho», declara Maupassant al comienzo del libro. Abrumado por las multitudes que acuden a París con ocasión de la exposición universal de 1889, el escritor francés decide huir a lugares más tranquilos. El viaje le lleva en primer lugar hasta Italia, por mar, en busca de arquitecturas más viejas. Su recorrido en velero por la costa italiana nos deja magníficas estampas de Génova, Florencia, Pisa o Nápoles, además de muchos otros rincones descritos con una mirada irremediablemente personal.
A Sicilia dedica Maupassant una etapa especial del viaje y la mayor parte de su diario. Parece que le guía sobre todo la voluntad de desmentir los tópicos de su tiempo sobre la isla: «Los franceses están convencidos de que Sicilia es una región salvaje, difícil e incluso peligrosa. De vez en cuando un viajero, que pasa por ser un temerario, se aventura hasta Palermo y vuelve afirmando que es una ciudad muy interesante. Y eso es todo.»
La última etapa del viaje de Maupassant le obliga a embarcarse en otro mar, esta vez de arena: su recorrido africano comienza en Túnez y se adentra en el desierto hasta Kairuán.

La-vida-errante

Guy de Maupassant (1850-1893) fue un destacado escritor y cuentista del siglo XIX. Su obra se compone de algunas novelas, la más conocida de ellas Bel-Ami (1885), y de un buen número de cuentos célebres como Bola de Sebo, El Horla, La belleza inútil, La señorita Fifi, etc. La vida errante es la tercera y última entrega de su serie de crónicas de viaje.

maupassant

En ruta de Jack London (Marbot ediciones / 336 págs.):

“En ruta confirmó a London como mito, desde luego, y gratificó una vez más esa sed estadounidense de viaje, carretera y libertad.” Fernando Casatnedo, Babelia.

En «Cómo me hice socialista», Jack London nos cuenta cómo los grandes espacios y las oportunidades aparentemente inagotables del oeste americano lo convirtieron durante años en un individualista impenitente, fiel a una ética del trabajo que no conocía más culpa que la debilidad. Pero en su posterior viaje a la costa este se dio cuenta de que los trabajos manuales y de baja cualificación —los mismos que había realizado él hasta entonces— constituían una trampa de la que no había salida y cuyo único horizonte era una vejez prematura y miserable. El regreso del autor a la costa oeste después de esta experiencia ocupa el conjunto de relatos autobiográficos titulado En ruta, el recorrido en tren por los Estados Unidos de un London reducido a la mendicidad, que recurre a toda clase de ardides para obtener la comida del día o para colarse y viajar de polizón en el primer tren que le permita proseguir su viaje.

En-ruta_9bf97c3b4f4607fab96f5707d687ea48

Jack London (1876-1916, San Francisco) fue autodidacta. Tras realizar toda clase de trabajos, fue a Klondike durante la fiebre del oro y padeció el escorbuto, que le dejó secuelas para toda la vida. Siempre consideró la literatura como un medio para ganarse la vida y para salir de la trampa de los trabajos más duros a los que parecía condenarle su modesto origen. Sus historias basadas en sus experiencias en Alaska, sobre todo La llamada de la naturaleza, le proporcionaron importantes ingresos y lo convirtieron en uno de los autores de moda. En sus últimos años trató infructuosamente de sacar adelante un rancho en California. Su muerte, como tantos otros elementos de su biografía, estuvo rodeada de misterio y de escándalo.

ilondoj001p1

Semmelweiss de Louis-Ferdinand Céline (Marbot ediciones / 128 págs.):

«Supongamos que hoy aparece otro inocente que se pone a curar el cáncer. ¡El pobre no puede imaginar el tipo de música que le harían bailar en seguida! ¡Sería fenomenal! ¡Ah, qué duplique su prudencia! ¡Ah, más vale que esté prevenido! ¡Qué se ande con muchísimo cuidado! ¡Ah, más le hubiera valido alistarse de inmediato en la Legión Extranjera! Todo se expía, tanto el bien como el mal se pagan, tarde o temprano. Naturalmente, el bien es mucho más caro.»

Relato de la trágica vida de Semmelweiss, médico del siglo XIX que descubrió la asepsia. Lejos de ser acogido con entusiasmo, el descubrimiento fue rechazado por la comunidad científica y destrozó por entero la vida de su autor (además de llevar a innumerables víctimas al cementerio). Un libro original dentro de la obra de Céline, a medio camino entre el ensayo, la biografía y la ficción abierta, en el que descubrimos la sinceridad y profundidad de la vocación médica del propio Céline, además de reencontrar su fuerza plástica y verbal de siempre.

Semmelweis_d63a669c934fefb44c657c36da515510

Louis-Ferdinand Céline (1894-1961, Courbevoie, Francia) combatió en la I Guerra Mundial, tras lo cual desempeñó cargos diplomáticos que le permitieron viajar a Estados Unidos, Cuba, Canadá, Nigeria o Senegal. En 1924 se graduó en medicina, profesión que ejercía cuando publicó en 1931 su primera y más célebre novela, Viaje al fin de la noche. Al terminar la II Guerra  Mundial huyó a Dinamarca para eludir la condena del gobierno francés por colaboracionismo, y después a Alemania. En 1951 regresó a Francia donde residió los diez últimos años de su vida.

louis-ferdinand-celine

Correspondencia entre George sand y Gustave Flaubert (Marbot ediciones / 284 págs.):

«Éste es uno de los libros más bellos que conozco. Y muy posiblemente la correspondencia más bella que he leído nunca.”

»Las cartas que se intercambiaron George Sand y Gustave Flaubert no se dirigen más que a ellos dos: constituyen […] una verdadera correspondencia, con todos los riesgos que ello supone, las interrupciones, las reanudaciones, los relatos, las confidencias, los sobreentendidos, los guiños, las discusiones, los conflictos tal vez, y sobre todo, entre dos escritores de valor desigual y de ideologías opuestas, esa mezcla tan rara de afecto y admiración, de complicidad y de asombro, de generosidad y de humor, de ternura y de lucidez.»

André Comte-Sponville, del Prólogo.

Correspondencia_Flaubert-Sand_7ca4d855e16ac1cbcf7509b36fc08bb1

George Sand (1804-1876), seudónimo literario de Amandine Aurore Lucile Dupin, baronesa Dudevant. Fue la primera mujer novelista francesa que consiguió labrarse una reputación considerable como escritora, aunque tuviera que ser ocultándose bajo un seudónimo masculino. Sand fue una mujer libre a la que algunas de sus costumbres (como preferir la indumentaria masculina) y sus aventuras amorosas con artistas de la época (Muset, Chopin,…) le valieron la reputación de libertina.

sand

Gustave Flaubert (1821-1880), novelista francés, sin duda uno de los mayores de todos los tiempos a pesar de no ser especialmente prolífico. Cada una de sus obras debía ser un proyecto literario autónomo y cerrado en sí mismo. Sus títulos más destacados son: Madame Bovary (1857), Salammbô (1862), L’Éducation sentimentale (1869), Bouvard et Pécuchet (inacabada, 1881).

flaubert

Anuncios

Read Full Post »

Que mejor en estas fechas en la que uno anda planificando sus viajes que una selección de los mejores relatos de viajes.

Desde una “Guía para viajeros inocentes” del mismísmo Mark Twain, a la más fascinante aventura en moto jamás narrada, pasando por el exquisito gusto de Néstor Luján en la adorable Francia o las inimaginables aventuras de Livingston en la áfrica profuda. Y cómo colofón, para escapar de los calores veraniegos con 3 obras de los míticos exploradores polares Admundes, Soctt y Shackleton.

Buen viaje:

LOS VIAJES DE JÚPITER – Ted Simon – Interfolio, 800 págs.

Ted Simon recorrió 126.000 kilómetros por 45 países a través de cordilleras, selvas, desiertos y océanos; viviendo con campesinos y presidentes, durmiendo en prisiones y en palacios, sufriendo guerras y revoluciones, experimentando las profundidades del miedo,  las cimas de la euforia y la recompensa del amor.

Fue tomado por espía, por un romántico estrafalario, por hacedor de mitos e incluso por Dios.Para Ted Simon, este viaje fue también un viaje de descubrimiento al centro de su espíritu.

La excepcional calidad humana de Ted Simon, junto con sus originales puntos de vista y su sabia percepción del mundo hacen, a nuestro juicio, muy difícil redactar una reseña biográfica al uso. Y todos sus méritos «corrientes» quedan eclipsados por su mágica narración, tan llena de honestidad, como de humildad.

Lo que sí dice mucho de él queda patente tras la lectura de este libro, convertido con toda justicia en un icono de los grandes viajes. Y es que el Mundo ha pasado por Ted, no Ted por el Mundo. Algo a lo que pocos mortales podemos aspirar.

viajesdejupiter

 

VIAJES Y EXPLORACIONES EN EL ÁFRICA DEL SUR – David Livingstone – Ediciones del Viento ,  792 págs

Nunca hubiera imaginado el joven médico escocés David Livingstone cuando en 1840 se embarcó hacia África del Sur para enseñar el evangelio en aquellas colonias, que se iba a convertir en uno de los exploradores más admirados de nuestra civilización. Sus diecisiete primeros años en África se condensan en esta maravillosa obra, donde narra su época evangelizadora en las colonias y su posterior incursión hacia el norte. Cruza el desierto del Kalahari con su familia, y tras decidir enviarla a Gran Bretaña, se interna durante cuatro años en las regiones inexploradas de Zambia, recorriendo el continente de Angola a Mozambique y descubriendo las cataratas Victoria. Se narran aquí sus observaciones y sus aventuras, pero sobre todo su convivencia con tribus que nunca antes habían visto a un hombre blanco, pero a los que éste considera sus hermanos. Una obra increíble que se publica por primera vez íntegramente en español.

livingston

 

VIAJE A FRANCIA – Néstor Lujan – Tusquets, 248 págs

Viajero impenitente por multitud de parajes reales –o no tanto–, Néstor Luján nos regaló hace años estas espléndidas crónicas misceláneas acerca de la cocina y la cultura de uno de los países que mejor conocía y más amaba: Francia. Porque, más que un país o una geografía, Francia era para Luján un auténtico paisaje del alma y, gracias a él, también lo es para sus agradecidos lectores. En estos ociosos y a menudo melancólicos vagabundeos por tierras de Aquitania y Borgoña, por los valles del Loira y las regiones de la Champaña, Lorena, Alsacia o Provenza, nunca falta, además de la minuciosa descripción de los platos, recetas, vinos o especialidades gastronómicas, la precisión geográfica, el retrato histórico o la cita literaria.

Maestro en el difícil género de la literatura viajera y gastronómica, Luján sabe reunir en una misma página alguna curiosa particularidad culinaria con una evocación cultural de altos vuelos, o la amena digresión sobre el paisaje otoñal con la visita comentada a algún secreto museo.

Es sin duda uno de los títulos de más grata lectura escritos por Néstor Luján. «La única justificación de este libro», escribía el genial gastrónomo en el prólogo, «es que a su autor, que se divirtió mucho viajando y escribiendo estos reportajes, le agradaría hacer partícipe al lector de esta honesta diversión, en la medida de sus frágiles pero bien intencionadas fuerzas.»

VIAJEAFRANCIA

 

GUÍA PARA VIAJEROS INOCENTES – Mark Twain – Ediciones del Viento ,  792 págs

En 1867, los periódicos de Norteamérica se hacen eco del anuncio de la “Excursión a Tierra Santa, Egipto, Crimea, Grecia y lugares de interés intermedios”, para la que se proponen fletar un barco que partirá del puerto de Nueva York. Se trata de uno de los primeros viajes organizados de la historia, del que forma parte el que luego sería padre de Tom Sawyer y Huckleberry Finn, decidido a plasmar su opinión en las crónicas que envía al diario Alta California. No deja títere con cabeza: empezando por él mismo, pasando por Miguel Ángel, los Maestros Antiguos, los guías de turismo –a los que pone a caldo–, franceses, napolitanos, y acabando por los Peregrinos y su viaje a Tierra Santa. En 1869 se edita “The innocents abroad” que recoge todas sus crónicas y tiene tanto éxito que, durante mucho tiempo, se empleó como guía de viajes. De hecho, fue la obra más vendida del autor en vida. Twain utiliza sus amplios conocimientos, su dominio del idioma, su peculiar humor y su ingenio para conseguir un libro espléndido; un regalo para el lector moderno.

twain

 

ADIOS, NIASSA. TRECE DÍAS A TRAVÉS DE MOZAMBIQUE – Mauricio Bergstein – Fin de Siglo, 276 Págs

Adiós Niassa rememora la odisea de tres viajeros –dos uruguayos y un portugués- embarcados hacia la remota reserva de Niassa, olvidada durante el conflicto bélico que arrasó a Mozambique y hoy custodiada por catorce mil elefantes.

Muy pronto el destino de ese viaje cambia cuando una donación de útiles escolares en la escuela Eduardo Mondlane de Beira, donde el portugués había aprendido a leer y escribir, tuerce el timón y desemboca en un periplo a través de un sinfín de escuelas rurales que van apareciendo a la vera del camino.

La incursión en aldeas remotas,  la sorpresa de sus habitantes cuando ven irrumpir en su territorio a una furgoneta descomunal apellidada Daktari –“la máquina de dormir y sacar agua” como la llama el jefe de una de esas pequeñas comunidades-, y la alegría de decenas de niños que no saben para qué sirve un bolígrafo, pasan a formar parte del viaje a través de ese mar de aldeas que es el Mozambique profundo.

La realidad del país va imponiendo su propio ritmo a un recorrido plagado de incertidumbre -250 mil minas terrestres diseminadas aleatoriamente que han quedado (sin desactivar) desde el cese del fuego hace 20 años; misteriosas ceremonias en poblados cuyos nombres no aparecen en los mapas; un partido de fútbol con soldados empecinados en vencer; o el encuentro con un cazador que habría de conducirlos hasta la utópica reserva de Niassa- y sirven para que el autor reflexione sobre el acto de viajar y su escurridizo significado.

Adiós-Niassa-de-Mauricio-Bergstein

 

SUR Ernst Shackleton – Intefolio, 544págs

«Se buscan hombres para viaje peligroso.

Sueldo bajo. Frío extremo.

Largos meses de total oscuridad.

Escasas posibilidades de regresar con vida.

Honor y reconocimiento en caso de éxito.»

 

De los cinco mil candidatos que acudieron a este anuncio, sólo 27 tuvieron «la suerte» de quedar atrapados en el hielo durante dos años pasando a formar parte del fracaso más famoso, instructivo y aleccionador de la historia de la exploración polar.

Si bien es cierto que la expedición del Endurance se nos ha presentado siempre como modelo de liderazgo y supervivencia, no podemos evitar aconsejar al lector perspicaz, ya que dispone, al fin, del testimonio real del propio Shackleton, que trate de descubrir  otros méritos bien diferentes en su relato pues, quizá, desvele más en lo que calla que en lo que narra.

Sir Ernest Shackleton es uno de los exploradores más  conocidos y reconocidos de la breve historia de la exploración polar. Y todo ello pese a no haber conseguido jamás ninguno de los objetivos de sus expediciones.

En el caso de la Expedición Imperial Transantártica (1914-1917), que pretendía realizar la primera travesía integra de la Antártica, ni siquiera se llegó a pisar tierra  firme en el continente.

Su mayor mérito, sin duda, está en que siempre supo en qué momento abandonar la misión y dedicar todos los recursos, por pocos que fueran, a sobrevivir.

Habilidad, suerte, y buena compañía son los ingredientes que siempre hicieron posible la vuelta a casa.

Abríguense bien y buen viaje.

sur

 

DIARIO DEL POLO SUR _ Robert Falcon Scott – Interfolio,  208 págs.

Este texto es la tragedia en estado puro y, como toda tragedia  real, está despojada de cualquier ardid literario.

La controversia sobre la carrera del polo Sur termina aquí; no lo decimos nosotros, lo dejó escrito el propio Scott:

«Estas frustradas notas, y nuestros cadáveres, contarán nuestra historia»

… la auténtica historia, la trágica  anatomía de una derrota.

«Scott creó conscientemente su propio mito y prefirió su inmolación, y la de sus hombres, antes que regresar derrotado»

Roland Huntford

«Es la más grandiosa tragedia de todos los tiempos, aquella que, de cuando en cuando, logra crear algún poeta y, la vida, miles de veces»

Stefan Zweig

«Scott era una persona tímida, reservada y susceptible, de temperamento débil y depresivo. No sabía juzgar a los hombres y tenía poco sentido del humor. Lloraba con más facilidad que ningún hombre que he conocido»

Asley Cherry-Garrard

Prototipo de heroísmo, nobleza y perseverancia para unos, modelo de ambición, ineptitud e incompetencia para otros, el capitán de la marina Real Británica, Robert Falcon Scott, sigue siendo motivo de admiración a causa de las circunstancias que rodearon su muerte y la de sus cuatro compañeros.

Este diario, sin duda, arroja algo de luz sobre este tema y, una lectura atenta e imparcial de sus notas, resuelve definitivamente el debate abierto hace cien años sobre los errores humanos y de organización de esta expedición.

Completando esta lectura con la de Polo Sur, de Roald Amundsen, no sería de extrañar que hasta los más obstinados partidarios o detractores de ambos, cambiaran sus opiniones.

disri

 

POLO SUR – Roald  Amundsen – Interfolio, 768 págs.

 

Nunca existió «la carrera por el polo Sur»….

Amundsen, llegó, vio y venció…

Pero su hazaña en el Polo fue ensombrecida por un enfermizo sensacionalismo que glorificó y encumbró a un perdedor incompetente: el capitan Scott, cuya expedición, víctima de una incontable sucesión de decisiones erróneas, acabaría inútilmente con su vida y con la de sus cuatro compañeros.

Sin duda, la prensa ganó antaño la carrera del morbo pero, hoy día, la historia reconoce el suicidio de Scott y el impecable estilo de Amundsen, cuya planificación evaluó y previó hasta el más mínimo detalle…

Considerado insensible y calculador por su «cómoda victoria» frente al hielo, el lector descubrirá en esta amena narración, no exenta de cierto sentido del humor, que esta imagen no podría estar más lejos de la realidad:

Amundsen era un enamorado de las tierras polares, y todos sabemos que los enamorados no son insensibles ni calculadores. Como también sabemos que no todo el mundo comprende a los enamorados.

 

“Querido comandante Scott:

Como Vd. será probablemente el primero en llegar aquí después de nosotros, ¿puedo pedirle que envíe la carta adjunta al Rey Haakon VII de Noruega?

Si los equipos que hemos dejado en la tienda pueden serle de alguna utilidad, no dude en llevárselos.

Con mis mejores votos.

Le deseo un feliz regreso.

Sinceramente suyo.

Roald Amundsen”

polosur

Read Full Post »