Feeds:
Entradas
Comentarios

¿Qué pasaría si…?

Además de ser el título del libro a reseñar, en Puro Verso nos preguntamos…y qué pasaría si tenemos un columnista invitado, que es investigador, que trabaja en nanotecnología y reseñe sobre libros de divulgación científica?

La respuesta: Gabriel García, investigador, actualmente desarrollando un proyecto ANII para la aplicación de nanomateriales al cuidado del medio ambiente y desde hoy nuestro colaborador. EUREKA!!!!

1

Randall Munroe es bien conocido, es uno de los héroes de Internet. Este ex físico de la NASA es el creador de xkcd, el webcomic que trascendió el humor y pasó a ser, entre otras cosas, una increíble herramienta divulgativa. Munroe es también autor de What if?, una especie de spin off del original. En esa web, Munroe se dedicó a responder las preguntas más delirantes que sus seguidores le realizan. Con el tiempo se acumuló un contenido más que interesante y la publicación del correspondiente libro no se demoró.

Cuando lo vi en la librería lo compré inmediatamente, fue una grata sorpresa encontrarlo.

Hay dos razones profundas por las que Qué Pasaría Si? (Randall Monroe, Aguilar 2017)es un excelente libro de divulgación pero también y fundamentalmente, una poderosa herramienta didáctica a la que profesores, alumnos y curiosos de todos los niveles deberían recurrir obligatoriamente.

En primer lugar el enfoque de Munroe es expresión concreta de algo que se repite mucho en las aulas, pero muy pocas veces se practica: a la hora de aprender no hay preguntas estúpidas. Curiosidad y aprendizaje son el dúo dinámico educativo, pero en algún momento y por alguna razón, todos experimentamos preguntas ridículas que quedaron sin respuesta, y para peor, sin pregunta.

La movida inicial de What if? y la publicación en español de este libro es una señal de que existe una importante demanda de contenidos de este tipo.

randall

Randall Munroe

Es claro que existe un notorio problema didáctico y expositivo a la hora de enseñar ciencias, especialmente a nivel medio. Lo constaté hace poco cuando tuve que ayudar a preparar exámenes a unos liceales. Hacía años que no sabía cómo y qué enseñaban a nivel secundario y realmente no necesité ponerme al día: todo seguía exactamente como cuando cursé. Planos inclinados, poleas, carritos y cuerdas inelásticas: aburrido, árido, sin sentido y muchas veces, demasiadas quizá, mal enseñado.

Estoy convencido de que el libro de Munroe es una muy buena respuesta a ese enorme vacío.

 En segundo lugar: el método. Munroe se dedicó a contestar preguntas de este tipo con una metodología que cualquier profesor a la antigua tacharía de informal o en el mejor de los casos lúdico. Me consta que el método usado remite inequívocamente  a los llamados problemas de Fermi. El célebre físico italiano pasó a la historia por lograr la primera reacción de fisión controlada y participar en el Proyecto Manhattan. Pero además Fermi tenía un excepcional talento tanto para la física teórica como para la aplicada. Se convirtió en leyenda por su habilidad para realizar cálculos precisos en condiciones para nada ideales. En ocasión de la primera prueba nuclear de la historia, se cuenta que fue capaz de medir la potencia de la detonación tirando unos papeles al piso y midiendo el desplazamiento de los mismos como consecuencia de la onda expansiva. Dicen que no le erró. Así entonces, y con preguntas un poco menos belicosas del tipo “cuántos afinadores de piano hay en la ciudad de Chicago”, Fermi hizo escuela con una metodología de cálculos aproximados que permiten resolver problemas de una forma rápida y muy efectiva.
El método se conoce también 
como hacer cuentas en una servilleta y pone énfasis en lo informal y rápido que puede ser su puesta en práctica.

Munroe no hace mención directa a los problemas de Fermi, pero en definitiva es el método que utiliza a lo largo del libro. En algunas ocasiones utiliza fórmulas matemáticas, recurre a búsquedas de internet o realiza cuentas mentales muy rápidas. En definitiva recurre a todo tipo de herramientas y a un método intuitivo de cálculo extremadamente didáctico y efectivo que a mi juicio convierten a Qué Pasaría Si? en un libro más que recomendable para todo tipo de aulas y público.
Creo que estamos ante un libro que convenientemente utilizado en el aula está a la altura del desafío de enseñar mejor la matemática, la física, la informática y en definitiva todas las disciplinas científicas. Recomiendo enfáticamente la compra del mismo, la lectura sin miedo y su uso por parte de docentes de todos los niveles y ramas educativas.

Gabriel García

Anuncios

Hace 5 años atrás, la Cámara del libro de Uruguay establecía que promedialmente se publicaban en nuestro país más de 1800 títulos nuevos por año. Esa cifra puede ser extraña para muchos, pera para nosotros los libreros, no es más que una aproximación ya lejana y minúscula. Semanalmente las cajas enviadas por las diferentes editoriales cubren nuestros espacios de local, diariamente nos vemos en la lucha de clasificar las decenas de títulos nacionales y extranjeros que deben estar en una mesa, los estantes, la vidriera o que, forzadamente debemos hacer esperar en nuestras escaleras (sino, sigan nuestro instagram donde los hacemos partícipes de estas experiencias).

De los miles de libros que recibimos, podrán darse cuenta, no todo es una “obra maestra” y nosotros, amantes de la literatura y los libros, nos vemos en la titánica tarea de elegir qué leer y lo que es peor, qué dejar sin leer. Deben creerme cuando les digo que la frase: “quiero más tiempo para leer todo lo que me gusta”, es una constante entre nosotros. Y también deben confiar en mi palabra cuando les digo que la expresión: “si trabajas en una librería lees todo el tiempo”, no es real. ¡Ojalá lo fuera!

Pero aún así, tapados de libros, nuevos y clásicos y con escaso tiempo para dedicárselo todo a la lectura, tenemos tiempo de tomar nuestras opciones y llegado el fin de año, destacar aquello que sobresalió de la media.

Comencemos por “lo nuestro”, que afortunadamente nos deleita con una variedad cada vez mayor de géneros y calidad en ascenso.

Una historia americana – Fernando Butazzoni (Alfaguara)

Sin dudas uno de los mejores escritores de nuestro país, Butazzoni vuelve a adentrarse en una punta de nuestra historia reciente, y no solo logra una novela de intriga con nivel, sino que consigue la titánica proeza de situarse en un punto neutro, donde quienes decidimos que bando tomar somos los lectores. Contado en tres planos muy diferentes, su historia gira en torno a uno de los hechos históricos que marcaron al Uruguay, el caso Mitrione. La habilidad narrativa mostrada al entrelazar los relatos, demuestra la notable pluma del autor y no son muchos aquellos escritores, que logran frases que permanecen en nuestra mente largo tiempo después de cerrar el libro.

una hist amer

Muzungu blues – Tato López

De vuelta al camino, Tato López recorre uno de los paisajes más hermosos y de las coyunturas más complejas del planeta. Surgido prácticamente de una casualidad, leemos de primera mano, las experiencias de un hombre ávido de conocer y que para conocer pregunta y así, nos transporta y nos hace vivir su viaje. Recorriendo Ruanda, Uganda entre otros países africanos, López nos regala un libro que habla de él, de nosotros y del mundo en el que vivimos.

muzungu

La subversión de la lluvia – Martín Lasalt (Fin de siglo)

Una novela distópica ambientada en un futuro más cercano de lo que suponemos, se centra en la problemática del agua, el dominio por unos pocos, los intereses creados y la lucha por la supervivencia. De ritmo trepidante y personajes entrañables, sin nombres ni locaciones claras, el lector rápidamente puede ubicar la acción en nuestro país, pero el relato puede darse en cualquiera de los países de Latinoamérica. Y el desenlace anunciado en sus primeras páginas, solo puede ser el lógico. Una de las mejores novelas nacionales del año, Lasalt sorprende en su narrativa perfecta, en su acción medida y sostenida que nos hace pedir más.

subversion

Las publicaciones extranjeras, obviamente duplican las nuestras y captan la atención (tal vez desmedidamente) de la mayor cantidad de lectores, Aquí nuestros elegidos:

Cuentos de hadas de Angela Carter- Angela Carter (Impedimenta)

Finalmente este año llegó a nuestras librerías la edición en español de esta magnífica recopilación de cuentos fantásticos. Angela Carter dedico una vida entera a la búsqueda de estas joyas folclóricas que muy alejada de los típicos cuentos Disney, muestran a mujeres decididas y guerreras, a brujas astutas y difíciles de engañar con trucos infantiles y crueles hombres que reciben su merecido…o no.

Hoy más que nunca, Angela Carter es un lectura obligada, en ésta como en sus demás obras, en las que la mujer no aguarda el beso del príncipe, sino que es ella misma que derrota al dragón.

cuentos de hadas

El viaje a Echo Spring – Olivia Laing (Ático de los libros)

Imperdible ensayo que recorre las atormentadas vidas de alguno de los más grandes escritores norteamericanos: Berryman, Carver, Scott Fitzgerald, Cheever, Tennesse Williams y Hemingway. El hilo conductor, no es otro que el vicio que compartieron y que increíblemente se aúna a su diferencial talento, el alcohol. La autora logra ensamblar magníficamente su historia personal con la ruta que trazaron sus colegas y los arrastra hasta Echo Spring.

 

echo spr

Kazui Ishiguro y el Nobel

No vamos a negar que la vuelta del Premio Nobel a manos de un escritor no fue un alivio, y si además cae en manos del británico-japonés, aún más. La obra de Ishiguro en su conjunto no tiene puntos bajos, ya sea en sus relatos, en novelas costumbristas o distópicas, nunca decepciona. Pero a la hora de elegir uno de sus títulos, inevitable es no reparar en Nunca me abandones (2005), que en imágenes no lejanas a las actuales, se plantea el derecho de dotar de humanidad a aquello que se ha creado en un laboratorio y nuestra relación con lo “no normal”, y el derecho de “ellos”. Pero igualmente está Nocturnos, o Los restos del día, o su última novela El gigante enterrado, todos ellos altamente recomendables.

 

La lista podría ser más larga, pero el artículo también debería ser más largo y al final, nos restaría un precioso tiempo para seguir leyendo más libros.

Soledad Viera

Con motivo de incentivar siempre la lectura y ya desde edades tempranas, la sección infantil de nuestra librería les presentará cada mes, una breve reseña sobre algún texto infantil. Elegiremos novedades, clásico o textos con temáticas educativas, y por supuesto esperamos sus sugerencias y comentarios.

mi mascota

Nuestra primera propuesta, Mi mascota, del autor estadounidense Bob Staak, nos cuenta la singular historia de un niño que adopta una mascota muy especial. Escrito en rimas y con coloridas y divertidas ilustraciones, el protagonista de este libro, un niño muy inteligente y vivaz, nos enseña sobre el cariño, el compromiso y el amor por la lectura.

bob_staake_hires
Sobre el autor:
Bob Staake es uno de los más conocidos ilustradores de Estados Unidos, con una amplia carrera en la literatura infantil. Sus ilustraciones son de particular singularidad con diseños geométricos y coloridos que tanto gustan a chicos y grandes. También ha trabajado como portadista y viñetista para importantes publicaciones, entre ellas: The New Yorker, Time y Vanity Fair.

 

Por M. Rodríguez

Después de 48 años, cuando publicara su primera novela (La mujer comestible), Margaret Atwood parece estar “de moda”. La razón para desempolvar el genio de una autora con una producción siempre sólida y sorprendente, no es más que el mágico encanto de un genero siempre menospreciado como el de la ciencia ficción, o como lo prefiere la autora en lo que a su narrativa se refiere, la ficción especulativa. Desde Bradbury y Orwell, por citar a los más emblemáticos, éste genero no ha dejado de estar vigente y de nutrir a cada presente de las locas ideas que se manifestaban en líneas y que luego se hicieron realidad al mejor estilo predictivo. Las pantallas gigantes con las proyecciones diarias de realitys de Fahrenheit 451, las compras con tarjeta de crédito con las que fantaseara Edward Bellamy o la que podría ser la visión de la bomba atómica de H. G. Wells, son algunas de las imágenes a las que siempre volvemos con asombro. Atwood, no es diferente en su visión de mundos en donde la mujer es un objeto de cambio, un valor de uso y un vehículo de manipulación.

Gran parte de la nueva ola de Atwoodmanía se debe a que la cadena norteamericana HBO adaptara su obra más reconocida, El cuento de la criada para convertirla en un éxito de audiencia en la era Trump, o mejor dicho en la era anti Trump.
Para nuestro beneficio, el éxito en la pantalla de esta novela distópica significó la reedición en español de uno de los libros ineludibles de la narrativa mundial y por si eso no fuera suficiente, la rápida aparición de su último obra Por último el corazón.


El primero fue escrito en 1985 y cuenta la vida post Estados Unidos y ahora Gilead, una sociedad reordenada y gobernada por una teocracia que hizo frente a la debacle ocurrida después de un atentado que acabara con toda la plana gubernamental asesinada. Un nuevo orden se establece, las fuerzas militares controlan la vida de los ciudadanos, los hombres imbuidos de un fanatismo religioso arcaico dividen a las jóvenes mujeres por su único valor, el de ser fértiles o no serlo. La mujer se vuelve un objeto sin identidad, sin pasado, pues hasta su nombre es cambiado, son esclavas de los hombres a los que son asignadas y el dar a luz las separa de la vida o la muerte.
El último plantea un futuro desvalido, una crisis económica que arrasa con la clase media y la vuelca a una vida de indigencia y barbarie, situación en la que los dos protagonistas, Stan y Charmaine están inmersos y que encuentran como única salida, someterse al llamado Proyecto Positrón. Dicho programa consiste en formar parte de la población de una ciudad cuyos habitantes intercambian 30 días en sus bellas casas con jardines al frente y los 30 días siguientes en la cárcel. Vigilados por una elite cuyos intereses son meramente comerciales y en los que el tráfico de órganos y los servicios sexuales son el negocio, la pareja protagonista vivirá una espiral de sexo y traición, donde aflorará el egoísmo y solo importará la  autocomplacencia.


Si bien Atwood retoma los temas de siempre, Por último el corazón pierde en profundidad ante El cuento de la criada. Quizás en pos de reflejar la misma superficialidad con que los personajes toman sus vidas, la narrativa se vuelve liviana, el mensaje está pero parece tan artificial como los prostirobots que fabrican en Positrón. Mientras la ceremonia de fertilidad de El cuento… permanece en la memoria como uno de los episodios más humillantes, aquí los encuentros sexuales que pretenden ser abusivos no logran ser transmitidos como tales y se vuelven mecánicos. La infancia de Charmaine se delinea en flashback y frases escuchadas a su abuela Win y promete un desarrollo que nunca llega.
Ahí parece estar el por qué a su comportamiento, su frivolidad, pero solo nos queda imaginarnos lo que podría haber sido esa línea de desarrollo y llenar los blancos. Conserva el mas que hábil uso de la prosa, nunca cargada, siempre con un mensaje directo que encanta e impide abandonar la lectura, pero el punto donde la vara se pone más alta, está decididamente ocupado por la historia de Offred en Gilead, su opresión, esa sensación de falta de aire, el deseo de escapar y no ver la salida.
Sea por lo que sea, que Atwood esté de moda, es bueno. Su bibliografía va más allá de estos dos títulos y cada uno es un deleite narrativo, por eso solo queda esperar que los editores piensen de la misma manera y reediten El asesino ciego, La mujer comestible, Alias Grace y demás. Por cierto si no están convencidos de la Atwoodmanía, ya se han vendido los derechos para llevar al mismo formato a Por último el corazón y en breve se estrenará en la cadena CBS la versión televisiva de Alias Grace.
Pero como todos los libreros solemos decir “mucho mejor es el libro”

Soledad Viera

Estamos de parabienes, en un reciente artículo, el diario Clarin coloca a la sucursal de Ciudad Vieja, Más Puro Verso, como una de las 10 mejores librerías del planeta.

10 librerías imperdibles del mundo

Algunas listas incluyen diez, veinte, veinticinco. Son las librerías más lindas del mundo, un universo de papel dentro de otro de arquitectura, diseño y color. Son muchas: basta decir que Buenos Aires es la ciudad del mundo con más librerías por habitante, por lo que para cualquier turista argentino entrar a una, en cualquier país, es parte de la rutina, del paisaje que queremos admirar. Aquí mostramos una lista de diez librerías que merecen una visita. Faltan, claro. Porque la larga lista incluye también desde la Librería del Pensamiento, en Guatemala, hasta City Lights, en San Francisco. Desde la Librería Stranford, en Londres, hasta Acqua Alta, en Venecia, donde hay que mirar los libros, muchos joyas antiguas, entre bañeras y gatos. Desde el espacio abierto y verde de El Péndulo, en Ciudad de México, hasta la librería Antonio Machado, en Madrid, una de las preferidas del escritor Jorge Carrión, que le dedicó un extenso, riguroso y bello ensayo a este tema. El cree que es durante la infancia y la adolescencia cuando uno se vuelve amante estos lugares. En “Librerías”, de editorial Anagrama, Carrión dice: “Nos ha tocado vivir el lentísimo fin del libro de papel, tan lento que quizá nunca llegue a ocurrir del todo”.

1. Librería Lello, Oporto, Portugal.

De esta librería se dice mucho. Que es la más bella de Europa y que fue utilizada como escenario de algunas películas de Harry Potter. J.K.Rowling, la creadora de este personaje, vivió algunos años en Oporto y se deslumbró con el ambiente antiguo, de 1909, con las gigantescas estanterías de madera que apenas sostienen los libros, la escalera de madera torneada y la luz natural. Pero no: una de las dos cosas no es verdad. No se utilizó para filmar escenas de Harry Potter, la librería Lello fue apenas una inspiración, pero es preciosa de todos modos. No sólo la fachada, también la planta baja, donde se exhiben y venden libros en varios idiomas, pero esencialmente de los portugueses Pessoa y Saramago. Trabajan especialmente con libros de ficción de autores de todo el mundo. El segundo piso funciona como sala de arte y café.

livreria-lello-e-irmao

2. El Ateneo Gran Splendid, Buenos Aires, Argentina

No hay lista de las librerías más bonitas del mundo que no la mencione. Los que la conocen, lo saben. Para construirla, se utilizó un viejo teatro, y luego cine, de Santa Fe y Callao. El respeto por la arquitectura original permitió dejar, entre otros elementos, los palcos, la cúpula decorada y el telón de terciopelo. En el sitio que hace años ocupaba el escenario, ahora hay un café y, una buena noticia, se pueden llevar libros para leer y decidir. El fondo de libros es enorme, inabarcable, pero para eso están los sillones, cómodos y repartidos en los pasillos de la librería. Eso sí: hay que tener suerte para conseguir ubicación.

libreria-el-ateneo

3. Librería del Virrey, Lima, Perú.

La fundaron, hace 40 años, dos exiliados uruguayos, uno de ellos especializado en libros antiguos. La librería del Virrey es, quizá, la más famosa de Lima por las dimensiones de su espacio, de pisos y estantes de madera y mesas. Está en la zona de Miraflores, en la Plaza Bolognesi, y durante 30 años tuvo otra sede, que ahora es una sucursal bancaria. Fue una suerte de centro cultural, por el que pasaron desde el brasileño Jorge Amado hasta el escritor español Enrique Vila-Matas. Ahora, la librería ocupa una casona gris con patio. Se especializan en literatura peruana, libros políticos y de arte y recientemente agregaron otro sector: novela gráfica.

libreria el virrey

4. Polare Maastricht, Maastricht, Países Bajos

¿Una librería en una iglesia del siglo XII? Sí, todo es posible: estantes distribuidos en medio de una arquitectura gótica, huellas del pasado en las paredes y una librería digna del siglo XXI, que funciona en una iglesia gótica de la orden dominicana, construida en 1294. En 1794 fue confiscada por el tropas al mando de Napoleón y su uso fue cambiando hasta ahora, cuando un grupo de empresarios renovó la catedral., pero conservando su esencia, y desde 2007 se la conoce como la librería Selexyz Dominicanen. Es un número puesto entre las más bellas del planeta y miles de personas la visitan cada año para ver los techos abovedados, los frescos de la decoración, los arcos: es espectacular. Tiene uno de los mayores fondos de libros de Maastricht (más de 25.000 ejemplares) y una cafetería.

polare_maastricht

5. Librairie des Colonnes, Tánger, Marruecos

Por la Librairie des Colonnes (de las columnas) pasaron cientos de grandes escritores, desde Paul Bowles hasta Juan Goytisolo, que compartieron allí una lectura o la firma de libros; también Marguerite Yourcenar y Samuel Beckett. Su antigua dueña dijo una vez que “tener una librería no es solamente leer, es también saber contar”. Con el años, el negocio lo compró un amigo del diseñador francés Ives Saint Laurent, pero sigue siendo un remanso en una ciudad ruidosa y trajinada. Columnas rojas y mucha madera son el escenario de una enorme variedad y cantidad libros en francés, inglés y español.

libraire des colonnes

6. Shakespeare and Co., París, Francia

No es la librería original, la de Sylvia Beach, la de los primeros años del siglo XX, cuando Ernest Hemingway decía que “París era una fiesta, cuando éramos muy pobres y muy felices”. De todos modos, la actual, ahora en el Barrio Latino, sigue siendo un ícono de la ciudad. No sólo es una de las más lindas del mundo, también es una de las más filmadas. Dos ejemplos recientes: “Antes del atardecer” (Richard Linklater) y “Medianoche en París” (Woody Allen). Cada ejemplar que se vende, sale con un sello que señala “Shakespeare and Co. Kilometer 0 París”. Adentro, la librería es un desprolijo pero encantador espacio de bibliotecas y sillones para sentarse a leer.

shakespeare and co

7. Cook and Book, Bruselas, Bélgica

Combinación perfecta de librería, restaurante y diseño, Cook & Book se divide en dos edificios o bloques (A y B) que suman unos 500 metros cuadrados dedicados a la cultura y la gastronomía. Además, tiene nueve espacios temáticos, diseñados según la temática. Por ejemplo, la sección BD es la más elegante, con una mesa central, estanterías de madera y ficheros con libros. Jeunesse (Juventud) está dedicado a los niños y a los juegos, en un espacio blanco, en el que el color está en los libros y en los pequeños sillones. Otros sectores: Voyages (Viajes) funciona como un bar y Serre, un invernadero, es el restaurante; Beaux-Arts (Bellas Artes) quizá resuma en sus libros de arte todo el vanguardismo; en Musique está la disquería de Cook and Book y, quizá el no va más del diseño sea el sector Roman, en el que los libros invaden el espacio y cuelgan del techo. En Cucina están los mostradores con comida y bebida. El detalle de la decoración: un Fiat 500 estacionado. El último espacio es Anglais, en el que, taza de té en mano, se puede leer a Sherlok Holmes.

cook and book

8. Puro Verso, Montevideo, Uruguay

En un edificio de 1917, de estilo art decó y donde hasta no hace mucho tiempo funcionaba una óptica, ahora está la librería Puro Verso, con dos preciosas y enormes vidrieras a los costados para exhibir los libros: para el amante de las librerías, es como una chocolatería. El reloj de la fachada, el ascensor que aún funciona son sólo dos de los detalles de Puro Verso, que parece resumir el viejo Montevideo, tan bien se utilizó la arquitectura de la antigua óptica. En la planta baja está la librería, con un fondo editorial admirable -títulos y autores para todos los gustos- y en el primer piso hay un restaurante, con un menú innovador. De regalo, las postales que se ven desde allí arriba: el Palacio Salvo, la puerta de la ciudadela de Montevideo, el Teatro Solís y la peatonal Sarandí.

Librería pv

9. La Central, Barcelona, España

La Central es una cadena de librerías que tiene varias sucursales, tanto en Madrid como en Barcelona. Esta, la del precioso barrio del Raval, está ubicada en el solar que antiguamente ocupaba la Capilla de la Misericordia, con una superficie de más de 850 metros cuadrados, La Central del Raval, que tuvo un minucioso reciclado, es, especialmente, una librería dedicada a las humanidades y tiene un catálogo de más unos 80.000 títulos, una sala destinada a las actividades culturales y hasta un pequeño sector donde comprar piezas de diseño, como anillos y collares. También tienen un muy buen catálogo de las novedades en narrativa, arte, poesía, arquitectura y novela gráfica.
la-central-del-raval

10. Libreria Internazionale Luxemburgo, Turín, Italia

Fundada 1872, la Libreria Internazionale Luxemburgo es la mejor y más completa de la ciudad. Desde ficción a libros especializados en casi todas las materias, siempre hay libros para detenerse y mirar, en inglés, francés, alemán, español y otros idiomas. Cuando abrió era conocida como la librería Casanova. Además, se hacen presentaciones de libros de grandes escritores, como el francés Emmanuel Càrrere, que dará una charla en marzo. Con una preciosa fachada de piedra amarilla, también venden diarios y revistas de todo el mundo. Adentro, grandes mesas con las novedades, enmarcadas por las fotos de los escritores más famosos.

luxemburg

Libros ilustrados de Zorro Rojo, relatos selectos de MenosCuarto y Valdemar, un hermoso volumen de Páginas de Espuma con cuadernos y cartas. Ediciones españolas de Horario Quiroga seleccionadas por nuestra librería.

ANACONDA

ANACONDA Y EL REGRESO DE ANACONDA
MENOSCUARTO, 2009

Col. Entretanto

128 páginas

$390

El uruguayo Horacio Quiroga (1878-1937) es un maestro indiscutible del cuento latinoamericano, como deja patente este libro con dos de sus obras excepcionales, Anaconda y El regreso de Anaconda, unidas por la originalidad de su serpiente protagonista. «Todos los cuentos de Quiroga, cualquiera que sea su tema, están construidos de manera impecable», como subraya su compatriota Onetti, y así se percibe en este dúo de historias de muerte y dominación, publicadas por primera vez en 1921 y 1925, respectivamente.

portada-portada_1-es

El devorador de hombres y otras novelas cortas

MENOSCUARTO, 2013

Prólogo: Luis Alberto de Cuenca

Col. Cuadrante nueve

312 página

$ 975

Las novelas cortas que Horacio Quiroga publicó con seudónimo entre 1908 y 1913 se han visto eclipsadas durante un siglo por su justo reconocimiento como maestro del relato. Al margen de la cuestión de género, estas seis narraciones atesoran todo el poder imaginativo y la destreza literaria de un escritor imprescindible. Son historias fieles a su universo argumental: la aventura, el mundo salvaje, las pulsiones humanas, las fronteras de lo natural o la venganza como reacción contra la injusticia. Luis Alberto de Cuenca afirma en el prólogo que este volumen se edita «a mayor gloria de quienes vemos en Quiroga una reencarnación hispánica del mismísimo Edgar Allan Poe».

sincope blanco

El síncope blanco y otros cuentos de locura y terror

Editoria Valdemar, 1999

Colección: El Club Diógenes

Páginas: 196

$365

Acosado por el fantasma de la locura, Horacio Quiroga comenzó un largo peregrinaje a través de la vida y el delirio -fue colono, junto con Lugones, en la región selvática de Misiones, maestro, cultivador de algodón en el Chaco, industrial del carbón y funcionario del consulado uruguayo- que culminó en las primeras horas de la mañana del 19 de febrero de 1937 cuando, víctima de un cáncer incurable, se dio muerte con cianuro en la habitación de un hospital de Buenos Aires. Al igual que Poe, su maestro, Horacio Quiroga pertenece a esa clase de narradores cuya corriente emocional adquiere su grado de máxima tensión en el cuento breve «de efecto», que participa de los elementos característicos del cuento oral, donde la intensidad argumental -la capacidad de absorber la atención del lector- sigue una línea ascendente que se libera con el impacto final. «Si se debiera juzgar el valor de los sentimientos por su intensidad, ninguno tan rico como el miedo», decía Quiroga. El horror que contienen los cuentos reunidos en la presente antología, no es un mero procedimiento mecánico descubierto en las narraciones de Poe y reflejado con mayor o menor fortuna verbal. Como Poe, Quiroga descendió a los infiernos y el horror y la crueldad se instalaron en su propia vida.

his amor tubio

HISTORIA DE UN AMOR TURBIO

EL NADIR, 2008

140 Páginas

$680

Historia de un amor turbio está escrita con economía de medios casi como un guión cinematográfico: apenas lo necesario para situar la escena. La novela relata la confusa relación de un hombre con dos hermanas en un estilo despojado de la retórica de su época. En “Historia de un amor turbio” apenas suceden grande s acontecimientos, como si el exterior fuese abstracto, sin embargo, ocurre algo decisivo para los personajes. El flirteo del joven Rohán con las dos hermanas, culmina en lo que pudiera ser tomado como cobardía, o como canallada, o quizás, sólo comodidad burguesa. Aunque todo ofrece indicios de que estemos asistiendo a la representación de una pasión progresiva, cualquier circunstancia, la mera ausencia de unas horas de una de las hermanas, cambia de rumbo el deseo.

images

Quiroga íntimo. Correspondencia. Diario de viaje a París

PÁGINAS DE ESPUMA, 2010

654 Páginas

$980
El Diario de viaje a París es el único testimonio de la estancia de Quiroga en la capital francesa durante la Exposición Universal de 1900. Sus páginas, que contienen anotaciones literarias y valiosas observaciones sobre la atmósfera de la ciudad, son sin embargo la historia de una decepción. «Créame –escribió Quiroga a un amigo–, yo fui a París sólo por la bicicleta».

A su regreso, el escritor rioplatense daría con otra colosa más adecuada a su temperamento: la selva. Sobre ese encuentro versa su correspondencia, recogida aquí en su versión más completa hasta el momento. Además de numerosas impresiones sobre la selva, en sus cartas pueden rastrearse reflexiones sobre la naciente profesionalización de la escritura, la vida cultural porteña, sobre Alfonsina Storni, Leopoldo Lugones o Julio Herrera y Reissig. Las últimas cartas, mucho más abundantes y profundas desde que Quiroga decidió abandonar la escritura, son quizás la obra que no tuvo tiempo de escribir: «el libro de mi vida, en fragmentos».

Cuentos de horror

Cuentos de horror

Con ilustraciones de Alejandro Santos

EDICIONES TRASPIÉS, 2014

92 Páginas

$680

Cuentos de horror se compone de una escogida selección de relatos donde queda patente la atracción por el sufrimiento y la muerte de Horacio Quiroga, una atracción que tuvo su origen en la serie de trágicas circunstancias que marcaron su vida.

En cada relato se narra magistralmente la violencia y el espanto que se esconden tras la apacibilidad de la naturaleza. Aunque la influencia de Poe, Kipling o Maupassant es patente en su obra, pronto dejó de buscar lo extraordinario en el ámbito de lo fantasmagórico o lo grotesco para perseguirlo en lo real y cotidiano.

Alejandro Santos.

(Valencia, 1971). Sus estudios de Bellas Artes y la pasión por el cómic y la publicidad han definido su estilo, a caballo entre el diseño gráfico y la estética underground de los años 70 y 80. Ha trabajado como ilustrador, diseñador publicitario o maquetador para diversas publicaciones, en prensa e Internet.

Artista polivalente trabaja tanto con medios tradicionales como digitales. Para este álbum ha realizado una labor de síntesis recurriendo a un exagerado contraste entre el blanco y el negro, tratando con ello acercar el dibujo a la narrativa de Quiroga.

fieras

Las fieras cómplices

Zorro Rojo, 2007

Ilustraciones de José Muñoz

59 Páginas

$ 460

«¡Hacerlo sufrir un minuto, un segundo nada más, lo que había sufrido dos meses! Soñaba para Alves algo monstruoso, mucho más desesperante que el infernal hormiguero, algo que arrancara a su carne y a su alma torturadas, gritos de animal». En un obraje maderero del Mato Grosso, Yuca Alves somete y explota a los peones. Dos hombres hermanados por el sufrimiento buscarán cobrarse venganza en la noche cerrada de la selva, con la ayuda de una fiera amansada pero implacable. Las fieras cómplices es uno de los relatos cumbre de Horacio Quiroga, leer sus páginas es descubrir un mundo donde acechan poderosas emociones.

salvaje

El salvaje

Zorro Rojo, 2007

Ilustraciones de Alfredo Benavídez Bedoya

45 Páginas

$707

«Las narices abiertas del arborícola pregustaron el olor a carne masacrada, y sus muelas trituraron anticipadamente los sangrientos despojos de la lucha. En su ansia del fruto prohibido durante meses, su hambre no distinguía entre hombre o bestia». La realidad y el sueño se funden en un extraordinario relato sobre la prehistoria de la humanidad. En la primera parte, una bestia del período terciario emerge de las aguas y del tiempo en busca de su presa. En la segunda, dos hombres se empeñan en una incesante lucha por la supervivencia que cruzará sus destinos. Por su imaginación, por su fuerza narrativa, El salvaje ocupa un lugar sobresaliente en el repertorio literario de Horacio Quiroga.

MAP00013Z00013-11

Publicados originalmente en

El Hacedor (1960)

               


En su grave rincón, los jugadores
rigen las lentas piezas. El tablero
los demora hasta el alba en su severo
ámbito en que se odian dos colores.

Adentro irradian mágicos rigores
las formas: torre homérica, ligero
caballo, armada reina, rey postrero,
oblicuo alfil y peones agresores.

Cuando los jugadores se hayan ido,
cuando el tiempo los haya consumido,
ciertamente no habrá cesado el rito.

En el Oriente se encendió esta guerra
cuyo anfiteatro es hoy toda la Tierra.
Como el otro, este juego es infinito.

…               

Tenue rey, sesgo alfil, encarnizada
reina, torre directa y peón ladino
sobre lo negro y blanco del camino
buscan y libran su batalla armada.

No saben que la mano señalada
del jugador gobierna su destino,
no saben que un rigor adamantino
sujeta su albedrío y su jornada.

También el jugador es prisionero
(la sentencia es de Omar) de otro tablero
de negras noches y de blancos días.

Dios mueve al jugador, y éste, la pieza.
¿Qué dios detrás de Dios la trama empieza
de polvo y tiempo y sueño y agonías?